Badajoz, 18 de junio. Cruz Roja Española en Extremadura distribuirá un total de 424.406 kilogramos de alimentos entre 24.222 ciudadanos de la región en el marco de la primera fase del Programa de Ayuda Alimentaria 2020, una acción cofinanciada al 85 por ciento por el Fondo de Ayuda Europea para Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15 por ciento por fondos del Estado.

En la región serán un total de 129 las entidades que colaboren para distribuir los alimentos a través de 31 Asambleas Locales de Cruz Roja Española en Extremadura.

En todo el país, la Institución repartirá 11,5 millones de kilos de alimentos entre personas en situación de vulnerabilidad. En esta primera fase del Programa se prevé que Cruz Roja Española trabaje con más de 2.400 entidades para distribuir alimentos entre más de 735.500 personas.

La distribución se lleva a cabo de manera conjunta con la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), un 50 por ciento cada organización. Desde los centros de almacenamiento de las dos organizaciones se distribuirá a más de 5.600 organizaciones asociadas, que los harán llegar a las personas más desfavorecidas, de manera que éstas puedan preparar fácilmente una comida completa para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés.

MAYOR ATENCIÓN

A nivel estatal, se ha producido un incremento del 20 por ciento del número de personas que solicitan ayuda alimentaria debido a la crisis sanitaria, social y económica provocada por la pandemia covid-19. Ello supone que entre las dos instituciones se va a atender a más de 1.464.000 personas.

Los alimentos son de carácter básico, no perecederos, de fácil transporte y almacenamiento. La “cesta de alimentos” de este año tendrá los siguientes productos: alubias cocidas, pasta alimenticia macarrón, macedonia de verduras en conserva, fruta en conserva, atún y sardinas en conservas, conserva de cerdo (magro), batidos de chocolate, arroz blanco, leche UHT, tomate frito, galletas, tarritos infantiles de fruta y de pollo, y aceite de oliva.

PROGRAMA FEAD DURANTE EL ESTADO DE ALARMA

El pasado 21 de mayo concluyó la tercera fase del programa de ayuda alimentaria 2019, fase que se desarrolló en pleno estado de alarma por la emergencia sanitaria COVID-19. Por este motivo, Cruz Roja tuvo que adaptar los repartos a las personas beneficiarias y poner en marcha en todos sus centros las medidas de seguridad e higiene comunicadas por el Ministerio de Sanidad.

Las Organizaciones de Reparto (OAR) han tenido diferentes dificultades para hacer llegar los alimentos a las personas beneficiarias. Entre los principales problemas cabe destacar que los miembros de las organizaciones pertenecen principalmente al colectivo de riesgo de las personas mayores, no disponían de Equipos de Protección Individual, ni tenían posibilidades para llevar a cabo los repartos asegurando las medidas de seguridad e higiene. Aproximadamente el 38 por ciento de las prganizaciones de reparto tenían dificultades para repartir los alimentos de la tercera fase del programa FEAD.

Ante esta situación, Cruz Roja, a petición del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), desarrolló un plan de apoyo para todas las organizaciones que no podían asumir estos repartos y se les apoyó tanto en los aspectos relacionados con la logística, el transporte, la preparación de lotes de alimentos y el reparto en los domicilios de las personas beneficiarias.

La principal novedad ha sido la adaptación de las entregas ya que, mayoritariamente se han realizado en los domicilios de las personas beneficiarias.

CRUZ ROJA RESPONDE

Las consecuencias económicas, sociales y laborales que ha acarreado la crisis sanitaria han llevado a que Cruz Roja desplegara el plan “Cruz roja Responde” para dar respuesta a las necesidades emergentes, ampliando y adaptando la actividad ordinaria de la Institución para hacer llegar más repuestas a más personas, de la manera más ágil y eficaz posible en estas circunstancias.

Las ayudas para alimentación, además a través del programa FEAD, se han materializado a través de entregas de productos como “cestas de alimentación” y productos de higiene.

Una parte importante de estas intervenciones han sido posibles gracias a las donaciones que han realizado muchas empresas y también a la colaboración y coordinación con administraciones públicas.

Pero más allá de esta cooperación, el plan “Cruz Roja Responde” se ha podido materializar gracias a la labor y esfuerzo realizado por el voluntariado de la Institución en toda España.

 

 

Badajoz, 8 de junio. Cruz Roja Española en Extremadura ha cuadriplicado el número de personas atendidas desde el inicio del estado de alarma decretado como consecuencia de la pandemia covid-19 gracias a la labor de 900 voluntarios.

La Institución ha pasado de atender a 8.785 personas a fecha 14 de marzo a 41.016 a 31 de mayo, un total de 32.231 personas más en el área de Inclusión Social.

La primera de las intervenciones que ha realizado Cruz Roja Española en Extremadura comenzó el 15 de marzo, cuando el voluntariado de la Institución se encargó de garantizar las necesidades nutricionales de más de 1.100 menores extremeños de familias con necesidades especiales. Apenas unos días después, la Institución puso en marcha el plan Cruz Roja Responde para garantizar una respuesta adecuada a los más vulnerables: personas mayores, con discapacidad y enfermedades crónicas que participan en sus programas de salud, garantizado, además, la continuidad del programa habitual de reparto de alimentos “Alimentos para la solidaridad”.

En este periodo, la Institución ha reforzado también su programa de teleasistencia y se ha estrechado la colaboración con las empresas e instituciones de la comunidad, lo que ha favorecido el incremento de entregas de bienes de primera necesidad a más de 4.000 nuevas familias. En este sentido, cabe recordar la campaña iniciada a comienzos de abril para repartir cestas de alimentación a personas con necesidades especiales, así como kits de higiene.

Durante este tiempo, el voluntariado de Cruz Roja Española en Extremadura también ha colaborado haciendo la compra de alimentación y medicamentos a personas mayores o con alguna discapacidad para favorecer que éstas permanezcan en sus casas y evitar el riesgo de contagio por la covid-19. Así, 399 personas han recibido asistencia para este tipo de cuestiones.

Otras 6.418 personas han recibido información vía telefónica durante el estado de alarma y se ha atendido a 1.683 personas con asistencia de salud farmacológica.

SOCORROS Y EMERGENCIAS

En el apartado de Socorros y Emergencias, en este periodo se ha atendido a un total de 1.127 personas. La Institución ha puesto a disposición 30 ambulancias, vehículos en los que se han realizado 738 transportes a personas afectadas por el virus.

El voluntariado extremeño ha contribuido a desplegar dos albergues provisionales para personas sin hogar, uno en Badajoz y otro en Don Benito, instalaciones que han contado con 128 plazas. Además, se ha facilitado la entrega de más de 200 kits de alimentación e higiene a personas sin techo.

Por otra parte, los psicólogos del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) han prestado asistencia psicosocial a personas afectadas por la covid-19 o que han intervenido en la lucha contra la pandemia.

FORMACIÓN Y EMPLEO

Durante el estado de alarma un total de 1.067 personas han recibido formación y otras 748 información y orientación laboral para el empleo. La Institución ha ofrecido en su página web cursos abiertos a la ciudadanía sobre la pandemia.

Además, el voluntariado del Equipo de Sensibilización e Información ante Emergencia (ESIE), compuesto por diferentes perfiles como profesorado, trabajadores y educadores sociales y psicólogos, ha preparado material educativo gratuito para los niños y niñas.

Cruz Roja Española en Extremadura también ha reforzado sus planes de contingencia para garantizar la seguridad sanitaria de las personas refugiadas que atiende en sus centros en la región.

ESFUERZO DEL VOLUNTARIADO

El presidente de Cruz Roja Española en Extremadura, Jesús Palo Tiburcio, ha destacado el esfuerzo que ha realizado el voluntariado de la Institución durante este periodo, al tiempo que ha agradecido la colaboración que han prestado también las empresas de la comunidad.

Las necesidades de las personas, especialmente aquellas que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad, se han incrementado como consecuencia de la pandemia. Desde Cruz Roja hemos podido llegar a más ciudadanos gracias al enorme esfuerzo que han realizado los voluntarios y voluntarias de la Institución. Ellos son el verdadero motor de esta casa y sin su trabajo hubiese sido imposible llegar a toda la ciudadanía”, ha manifestado.

Badajoz, 24 de abril. Cruz Roja Española en Extremadura ha reforzado sus planes de contingencia para garantizar la seguridad sanitaria de las personas refugiadas que atiende en sus centros en la región.

“Desde el inicio de la pandemia, la Institución ha extremado en las instalaciones que gestiona las medidas de limpieza y desinfección, ha facilitado a las personas las medidas de higiene a adoptar, como el lavado de manos, y ha establecido protocolos de actuación en caso de contagios y pautas a seguir ante posibles síntomas”, comenta Marta Pizarro, Responsable del Programa de Atención a Personas Inmigrantes y Refugiadas de Cruz Roja en Extremadura.

Una de las medidas esenciales es el distanciamiento social, tanto entre las personas que viven en los centros como entre ellas y los trabajadores y trabajadoras. Éstos últimos deben acudir a los centros con guantes y mascarillas de manera obligatoria y, además, cambiarse la ropa que traen de la calle por prendas limpias una vez acceden a las instalaciones.

En recintos como el Albergue Juvenil El Prado de Mérida se han establecido, además, turnos de comida y uso de espacios comunes como las zonas de estudio para evitar que muchas personas coincidan a la vez y se puedan preservar las medidas de distanciamiento social. Éstas han sido para muchas personas las más complicadas a la hora de adaptarse a la nueva situación.

“Al principio fueron un poco incómodas porque por el distanciamiento social teníamos que estar todos separados a dos metros de distancia. Estábamos todos acostumbrados a compartir siempre y eso realmente fue lo más estresante, acostumbrarnos a estar separados unos de los otros”, según explica Omar Josue Guerrero, una de las personas refugiadas que vive en este centro de la capital autonómica procedente de Venezuela.

INFORMACIÓN Y APOYO

Además de las medidas de higiene, el voluntariado y los trabajadores de la Institución ofrecen información y apoyo a las personas que viven en los centros.

“Mucha información, resolver muchas dudas, trabajar toda la ansiedad y las inseguridades que les generaba toda esta situación. Ya no solo por la pandemia, sino por su propia situación administrativa, legal y, además, laboral que tenían en el país”, apunta Rebeca Fernández, trabajadora social de Cruz Roja Española en Extremadura.

Yelda Boran es natural de Turquía y apunta que es una situación totalmente nueva y desconocían como proceder. “No sabíamos qué teníamos que hacer. No sabíamos cómo teníamos que cuidarnos. La Cruz Roja nos enseñó muchas cosas, son ejemplos buenos para nosotros”, subraya, al tiempo que afirma que antes tenía miedo pero ahora se siente bien y agradece el trabajo y los cuidados de los trabajadores de la Institución, una percepción que comparte Franklin José Santos, procedente de Venezuela. “La Cruz Roja como ONG que nos ha acogido, nuestra familia acá en España, nos da las indicaciones, nos informa bien claro de lo que son los distanciamientos sociales, todo el protocolo de protección e inmediatamente todos entendimos el mensaje y nos hemos activado”, subraya.


SANIDAD, EDUCACIÓN Y TRABAJO

En los centros se cuenta también con atención sanitaria primaria y se garantiza la alimentación, ámbitos en los que las medidas de higiene también se han extremado para evitar contagios.

Los niños y niñas que residen en los centros mantienen sus clases a través de las vías telemáticas. “Han seguido con la teleformación, aquí nos han facilitado los horarios, la conexión a la red y a través de Rayuela se ha garantizado que los niños tengan esa comunicación”, detalla Santos, quien también valora la continuación de la teleformación de las personas adultas.

 

Badajoz, 19 de abril. Un total de 537 personas en Extremadura está recibiendo orientación laboral individualizada en remoto a través del Plan de Empleo de Cruz Roja tras la declaración del Estado de Alamar por el COVID-19.

En el marco del Plan “Cruz Roja Responde” la Institución ofrece respuestas globales a la situación generada por la pandemia, respuestas que también tienen como objetivo reducir el impacto económico y social y apoyar en materia de empleo a las personas más vulnerables.

En este sentido, el Plan de Empleo, creado en el año 2000, busca favorecer el acceso al mercado laboral de la ciudadanía con mayores dificultades. A nivel estatal, un total de 13.400 personas reciben apoyo a través de esta acción desde que se inició el Estado de Alarma en España.

"Los equipos territoriales del Plan de Empleo de Cruz Roja están realizando un gran esfuerzo conjunto de adaptación e innovación ante la crisis generada por el COVID-19 para seguir dando servicio e intensificar su labor de orientación laboral, formación en competencias e intermediación con empresas para conseguir ofertas de empleo para las personas en dificultad social y que el estado de alarma no suponga un parón en su objetivo de acceder al mercado laboral, una vez que se recupere la actividad en nuestro país", según explica la responsable del Plan de Empleo de Cruz Roja Española, Maika Sánchez..

ORIENTACIÓN, FORMACIÓN E INFORMACIÓN

A lo largo de este tiempo la actividad del Plan de Empleo ha continuado. Se sigue prestando orientación y acompañamiento en remoto a cada persona para seguir impulsando la búsqueda de empleo y su mejora profesional.

De igual modo, se ofrece formación online y a distancia en competencias transversales para que una vez finalice esta situación las personas estén mejor preparadas para acceder al mercado laboral.

Además, el Servicio Multicanal de Orientación para el Empleo prosigue con su actividad y se facilita información de actualidad sobre aspectos como nuevas normativas aprobadas o las novedades que se van produciendo.

ALIANZAS

A ello se suman las nuevas colaboraciones con empresas, cooperación en tiempos difíciles que se ha materializado en Extremadura en 266 alianzas para acciones que van desde la donación de acciones formativas hasta la cesión de plataformas u ofertas de empleo en sectores de primera necesidad.

Una de las claves del Plan de empleo de Cruz Roja está precisamente en la cooperación empresarial. "Sin las alianzas establecidas con el tejido empresarial no es posible una promoción efectiva del acceso al mercado de trabajo de quienes lo tienen más difícil. Cada año, más de 19.000 empresas colaboran con Cruz Roja mediante diferentes iniciativas que se materializan en prácticas en la propia empresa que, en muchas ocasiones, finalizan con contratos de trabajo en compañías que ven más allá de los prejuicios asociados al origen, el sexo o la edad de las personas, premiando lo realmente importante cuando hablamos de empleo: el talento de las personas por encima de todo", concluye Maika Sánchez.

El Plan continúa activo y abierto a las personas que necesiten orientación, información y formación laboral. En la región, desde que comenzó el Estado de Alarma se han inscrito 242 nuevas personas.

Toda la información está disponible en la web www.cruzroja.es/planempleo y en las redes sociales de la Institución. También está disponible el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

 

Badajoz, 17 abril 2020. Cruz Roja Juventud en Extremadura ha elaborado vídeos cortos para ayudar a los más pequeños y pequeñas y a sus familias a gestionar las emociones.

El voluntariado del Proyecto de Prevención de Conductas Violentas y Educación para la Salud ha sido el encargado de elaborar el material audiovisual.

La coordinadora técnica de Cruz Roja Juventud en Extremadura, Laura María Hernández, ha explicado que la finalidad de estos vídeos es contribuir a favorecer la canalización de las emociones y facilitar a las familias unas pautas para trabajar con los niños y niñas en momentos de agobio o ansiedad.

Los vídeos, que pueden verse en el Canal de Youtube de Cruz Roja Española en Extremadura, contribuyen a este objetivo a través de juegos como “el bingo de las emociones” o un cuentacuentos basado en el libro “El Monstruo de los Colores”.

El voluntariado del ESIE ha elaborado también un completo dossier, “Juguemos en casa”, con materiales educativos como talleres de cocina, manualidades o actividades de ocio para hacer más llevadero el confinamiento a los más pequeños y pequeñas.

RECONOCIMIENTO

Las actividades del Proyecto de Prevención de Conductas Violentas y Educación para la Salud elaboradas por el voluntariado de Cruz Roja Juventud en Extremadura han sido reconocidas como ejemplo de buenas prácticas por Cruz Roja Española para presentar al resto del país.

La voluntaria Elena Lasaosa, referente del proyecto en la provincia de Cáceres, será la encargada de explicar el próximo 22 de abril esta iniciativa que se ha puesto en marcha en Extremadura.

ENLACE VÍDEOS

El bingo de las emociones

Aprende con Cruz Roja Juventud a gestionar emociones 

Cuentacuentos “El Monstruo de los Colores" 

Por Jesús Palo Tiburcio, presidente de Cruz Roja en Extremadura

Una opción de vida. Alguien me dijo una vez que eso es ser voluntario. Acepté esa explicación, la di por válida, pero con el tiempo he llegado a la conclusión de que es algo más. No es una opción, es una manera de ser y de estar en el mundo. Es vivir sabiendo que la persona que tienes al lado es, nada más y nada menos, que igual que tú, igual de vulnerable que tú. Ser voluntario es vivir haciendo de la humildad y la empatía las leyes que rigen el día a día, porque de su cumplimiento depende la dignidad de todas y cada una de las personas con las que compartimos el mundo, la vida.

La empatía se ve. La he visto estos días en la mirada de Javier. Vive en Cáceres y desde hace un tiempo no tiene trabajo. Cada día se enfunda en su chaleco rojo y hace la compra de alimentos y medicinas para que las vecinas y vecinos de mayor edad no salgan de sus casas, no se expongan a contagiarse con este maldito virus que tantas vidas nos está robando. La he observado en la sonrisa de Antonio, un sevillano estudiante de Medicina que si el virus no se hubiese cruzado en su camino se hubiese graduado en mayo y que ahora prepara cestas de alimentos e higiene para las familias extremeñas que peor lo están pasando. La he vivido en Alicia y en su rigor y profesionalidad cuando se pone un Equipo de Protección Individual (EPI) y se monta en una ambulancia para ayudar a transportar a personas afectadas por COVID-19 a los hospitales. He comprobado que existe cuando Carlos y Juan José se montan en sus camiones y llevan comida a todos los pueblos de la región para que a nadie le falte el alimento o cuando Laura María y Ana preparan para los más pequeños juegos educativos para hacer más llevadera esta dura y larga cuarentena.

La humildad se siente. La he sentido en los ojos de Catalina, cuando desconfiaba de su francés y sin saberlo se convertía en la madre de cientos de personas migrantes que ha atendido y atiende Cruz Roja en la región, cuando su mano blanca tomaba una mano negra que le apretaba mientras entre lágrimas le contaba su historia. La he palpado en la mirada azul de Esteban cuando acude a cada casa para saber qué hace falta, cuando va más allá de los listados oficiales y se acerca al hogar de quienes menos tienen, aunque no estén en las estadísticas, para que no les falte comida.

Ellos y ellas son el voluntariado de Cruz Roja en Extremadura, el corazón y el alma de esta Institución. 800 historias de vida que quedan fuera del foco mediático pero cuya labor silenciosa contribuye, y de qué manera, al bienestar y el progreso de la sociedad.

Esta crisis nos ha puesto frente al espejo para recordarnos que somos seres dependientes e interdependientes, seres vulnerables y ávidos de cuidados. Nos necesitamos unos a otros y es, precisamente, el voluntariado la respuesta de la sociedad civil organizada ante la desigualdad, las situaciones de emergencia o la pobreza. Una respuesta que se da desde la empatía, desde la humildad y, también, desde el conocimiento y la formación. Porque como en cualquier ámbito en la vida, también aquí no todo vale.

Más de 160 años después de la batalla de Solferino, de la que nació de manos de Henry Dunant la idea de crear la primera organización humanitaria del mundo para aliviar el sufrimiento de los combatientes de la guerra, Cruz Roja defiende los mismos principios que la vieron nacer: Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Servicio Voluntario, Unidad y Universalidad.

Los voluntarios y voluntarias de esta Institución son el bálsamo que cada día intenta aliviar el dolor de las personas, quienes con su compromiso y trabajo luchan para garantizar la dignidad de todos los ciudadanos. No importa dónde ni cuándo. Cuando se les necesita, siempre están ahí. A todos ellos, gracias. Hago mías las palabras del secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja: “No se trata de cifras, de contar voluntarios, sino de que los voluntarios cuenten”. Cuentan, probablemente no sean conscientes de cuánto. Quizás no se lleguen ni a imaginar que se han convertido en parte de la familia de muchas de las personas a las que ofrecen su desinteresada ayuda. Contáis para garantizar la dignidad, la igualdad, la equidad, la justicia social. Sois, para muchos y muchas, imprescindibles.

Badajoz, 16 de abril. Más de 36.700 ciudadanos de la región han sido atendidos por Cruz Roja en Extremadura desde el pasado 16 de marzo gracias a la labor de 900 voluntarios y voluntarias de la Institución que han realizado todo tipo de acciones para preservar la dignidad de las personas que peor lo están pasando debido a la crisis sanitaria y social provocada por el COVID-19.

Las actuaciones se enmarcan en el plan “Cruz Roja Responde” puesto en marcha por la Institución para garantizar los derechos de toda la ciudadanía, especialmente la más vulnerable, y se ejecutan en coordinación con las administraciones autonómicas y nacionales que gestionan esta emergencia.

“Volvemos a repetir lo mismo que hicimos en la anterior crisis económica, facilitar la vida a todos los extremeños. Cruz Roja Española está y seguirá estando. Siempre habrá alguien detrás de alguna puerta con un chaleco rojo que prestará su ayuda cuando en otros sitios no la den”, según explica el presidente de la Institución en la región, Jesús Palo Tiburcio.

ÁREA SOCIAL

En el ámbito social, en la última semana la Institución en Extremadura ha puesto en marcha un nuevo programa para dotar de cestas de alimentación e higiene a un total de 2.756 familias de la región, hogares con más de un miembro, por lo que el número total de beneficiarios es mayor de 36.700.

Palo Tiburcio indica que en una situación de emergencia sanitaria como la actual es preciso anticiparse a lo que puede suceder. “Eso nos hizo adelantarnos y ponernos a distribuir kits de alimentación básica a través de las distintas demandas que nos empezaban a llegar a nuestras asambleas locales y nuestros medios de recepción de llamadas”, manifiesta. En estos momentos, Cruz Roja en Extremadura cuenta con dos centros de operaciones y 9 centros de contacto. En el apartado logístico, con 125 unidades de respuesta social, 3 camiones y 2 vehículos isotérmicos.

Esta acción que se suma al reparto iniciado el 16 de marzo en colaboración con la Junta de Extremadura de kits comida y cena a 1.513 menores de la comunidad cuyas familias se encuentran en situaciones de dificultad. Además, por parte de Cruz Roja Juventud se ha elaborado y facilitado a las familias material educativo para hacer más llevadero el confinamiento a los más pequeños.

En este tiempo, Cruz Roja en Extremadura ha garantizado también el reparto de comida del programa “Alimentos Solidarios” a 16.247 personas y ha atendido a 150 personas sin hogar facilitándoles ropa de cama, cama y productos de higiene personal, prestando apoyo logístico para la habilitación de los albergues provisionales de Badajoz, Don Benito y Cáceres.

Durante este mes de estado de alarma, se han atendido las consultas de más de 3.800 personas, dudas o demandas relacionadas con distintos ámbitos como la salud o la prevención, además de información de índole social.

De igual modo, se ha ofrecido a la ciudadanía formación abierta y gratuita sobre el COVID-19, así como relacionada con el apoyo psicosocial y primeros auxilios.

PERSONAS MAYORES

La Institución en Extremadura ha reforzado su servicio de Teleasistencia para atender a 11.136 personas, asegurar que conocen las pautas sanitarias de prevención, comprobar cómo se encuentran y facilitar apoyo psicológico y social. Durante este mes ha facilitado alimentación diaria a 58 personas mayores y los voluntarios han prestado ayuda a 343 de personas mayores en tareas como la adquisición de medicamentos, información telefónica, movilización a centros sanitarios o realización de diversos trámites y gestiones para evitar que salgan de su domicilio.

En este sentido, el presidente de Cruz Roja en la región destaca la gran labor del voluntariado y también de los presidentes de las distintas asambleas locales de la Institución. “Están consiguiendo que las personas que necesitan algún tipo de ayuda y que las instituciones sepan que a la hora de la verdad Cruz Roja Española en Extremadura responde desde primera hora”, apunta Palo Tiburcio.

ÁREA SANITARIA

En el área sanitaria se cuenta con 25 ambulancias, vehículos con los que se han atendido a 247 personas en colaboración con el Servicio Extremeño de Salud. También se ha dotado de material para el refuerzo de infraestructuras médicas con el suministro de Equipos de Protección Individual (EPI) a Arroyo de la Luz y el Área de Salud de Don Benito-Villanueva de la Serena.

Cruz Roja en Extremadura ha entregado también lencería hospitalaria para el Hospital Virgen de la Montaña de Cáceres a petición de la Junta de Extremadura y ha facilitado 45.000 litros de agua, donados por la empresa Nestlé, a centros sanitarios de la comunidad.

Además, psicólogos del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) han atendido a 14 personas, profesionales que prestan asistencia psicosocial a personas afectadas por el virus o que intervienen en la lucha contra la pandemia.

La Institución ha facilitado también la medicación hospitalaria a 501 pacientes oncológicos o crónicos para evitar que se desplazaran de sus hogares y ha colaborado en el reparto de 2.000 mascarillas para las personas que este pasado lunes volvieron al trabajo.

AGRADECIMIENTO

El presidente de Cruz Roja en Extremadura agradece la solidaridad de la sociedad extremeña y afirma que en este tiempo se han recibido cerca de 1.000 peticiones para incorporarse al voluntariado de la Institución, al tiempo que ha destacado las colaboraciones, tanto monetarias como materiales, que está recibiendo Cruz Roja tanto de personas como de empresas de la comunidad.

“Las empresas están con los extremeños, participan por y para los ciudadanos y gracias también a ellas estamos llegando a todos los puntos de la geografía extremeña”, asegura Palo Tiburcio, quien explica que las colaboraciones son de todo tipo, desde hidrogeles, vehículos, cajas, cintas de transporte, limpieza de vehículos o café para los voluntarios que día a día trabajan para garantizar las necesidades básicas de todas las personas.

El máximo responsable de la Institución en la región destaca que es el voluntariado el que con su esfuerzo hace que los alimentos o los productos de higiene lleguen a todos los municipios, un esfuerzo al que cada día, además, le ponen una sonrisa y que ven recompensado con los aplausos que les brinda la ciudadanía.

“Ese aplauso o esa sonrisa que hacen nuestros vecinos a cualquiera de nuestros voluntarios es la mayor de las recompensas. Nos hace pensar que estamos haciendo una gran labor, un buen trabajo para, como siempre, estar cada vez más cerca de las personas”, concluye.

Escucha el balance que ha realizado el presidente de Cruz Roja en Extremadura, Jesús Palo Tiburcio, pinchando aquí. 

Badajoz, 13 de abril. El voluntariado de Cruz Roja Española en Extremadura ha iniciado en la mañana de este lunes el reparto de mascarillas a la ciudadanía extremeña que vuelve al trabajo.

Medio centenar de voluntarios y voluntarias de la Institución está realizando esta actividad, que continuará este martes, y que supondrá el reparto, en coordinación con la Delegación del Gobierno en Extremadura, la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Policía Local y Protección Civil de un total de 238.000 mascarillas para garantizar la seguridad de los trabajadores y trabajadoras.

A las 6:30 horas de la mañana han recogido las mascarillas en las distintas comisarias de la policía en la región para, a continuación, distribuirlas en las salidas y entradas de los polígonos industriales, las estaciones de autobuses y de trenes y los lugares donde vuelve la actividad del sector de la construcción, así como el acceso a ciudades y cabeceras de comarcas.

A requerimiento de la Delegación del Gobierno en Extremadura se ha puesto en marcha este reparto de mascarillas principalmente dirigido a los trabajadores que se han reincorporado hoy a la actividad laboral. Es un dispositivo que estamos coordinando con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Local y Protección Civil y que estamos desarrollando de manera simultánea en un gran número de localidades de la comunidad”, según detalla el director autonómico de la Unidad de Emergencias de Cruz Roja en Extremadura, Víctor Domínguez.

 

 

Badajoz, 10 de abril. Un total de 1.000 familias de la región reciben estos días en sus casas kits de higiene personal y de hogar de manos del voluntariado de Cruz Roja Española en Extremadura.

Esta acción se enmarca en la primera fase de reparto de cestas de alimentos y kits de productos de higiene que inició el pasado lunes la Institución para contribuir a paliar las necesidades de las personas que peor lo están pasando debido a la crisis sanitaria y social provocada por el COVID-19.

“Estamos en plena fase de montaje. Vamos a iniciar esa cadena de distribución a través de nuestra red de asambleas locales. Gracias a la participación de casi 200 voluntarios vamos a poder llegar a todas esas familias, un millar, para seguir echándoles una mano para hacer frente a esta situación”, según explica el director autonómico de la Unidad de Emergencias de Cruz Roja en Extremadura, Víctor Domínguez.

Los kits contienen productos básicos de higiene personal como champú, gel, papel higiénico o pasta de dientes, entre otros, y del hogar, como fregasuelos o bayetas de limpieza. El voluntariado de la Institución es el encargado de empaquetarlo y flejar los palets que a continuación se distribuyen entre las distintas asambleas locales para su posterior reparto puerta a puerta en los municipios de la comunidad.

REPARTO POR TODA LA REGIÓN

Son también voluntarios y voluntarias de Cruz Roja en Extremadura quienes se encargan de transportar estos kits. Uno de ellos es Carlos Navarro, quien conduce uno de los camiones de la Institución que llevan por toda la geografía extremeña cestas de alimentos y kits de higiene, también cajas que contienen productos especiales para bebés.

“Siempre he tenido la inquietud de ayudar a los demás. Lo que ocurre es que por mi trabajo profesional desgraciadamente no tengo mucho tiempo libre”, apunta Navarro, quien señala que ha sido en esta situación cuando ha contactado con Cruz Roja a través de su presidente en la comunidad, Jesús Palo, para ponerse a disposición de la Institución. “Le dije ahora es el momento, ahora tengo tiempo libre para hacer esto y creo que ahora o nunca. Es una labor preciosa y lo que reconforta esto no está pagado ni con la mayor de las cosas que se puedan imaginar”, asegura Navarro, quien profesionalmente trabaja como director comercial de Turismos en Automoción del Oeste.

Esta empresa, que distribuye la marca Mercedes Benz en la región, ha sido una de las que ha acudido al llamamiento realizado por Cruz Roja dentro del plan “Cruz Roja Responde” donando dos vehículos, un furgón para el transporte de mercancías y un todocamino para el de personas.

DISTRIBUCIÓN A TRAVÉS DE LAS ASAMBLEAS LOCALES

Al almacén logístico que Cruz Roja en Extremadura tiene en Badajoz acuden también voluntarios de las distintas asambleas locales de la Institución en la región. Juan José González pertenece a la del municipio pacense de Hornachos. “Hemos ido a Badajoz a echar una mano a los compañeros que están allí en el almacén de logística. Lo que estamos haciendo es el reparto por las distintas asambleas locales que nos cogen de camino a Hornachos”, apunta.

La primera parada es Santa Marta, donde han dejado kits de higiene y alimentación. La segunda Almendralejo, donde los voluntarios de este municipio serán los encargados de repartir kits de bebé a familias de la localidad que lo necesitan y que Juan José González ha llevado desde Badajoz. “Una vez llegan a las asambleas son repartidos por los voluntarios”, subraya, al tiempo que afirma que una vez en Hornachos harán lo propio con los vecinos y vecinas que los Servicios Sociales les han indicado que precisan ayuda.

PUERTA A PUERTA

En Santa Marta ha recibido los kits de higiene y cestas de alimentación el voluntariado de esta asamblea local que aglutina 11 localidades de la zona junto a su presidente local, Esteban Núñez. “Somos una asamblea pequeñita pero estamos muy unidos”, manifiesta, al tiempo que añade que están ayudando en todo lo que pueden, poniendo especial atención también al bienestar de las personas mayores.

Tanto los alimentos que reciben del programa “Alimentos Solidarios” como las nuevas cestas de comida y los kits de higiene que está distribuyendo Cruz Roja por todos los municipios se entregan a los vecinos y vecinas que lo requieren en sus casas, puerta a puerta, y en coordinación con los trabajadores y trabajadoras sociales.

Tanto Estaban Núñez como los voluntarios de la asamblea pasan muchas horas estos días en la sede, atendiendo las demandas de quienes más lo necesitan. Son muchas horas de trabajo. Tiempo que compensan los aplausos que reciben. “Nos hemos llevado aplausos por cualquier pueblo al que hemos ido. La verdad es que satisface que las personas de los pueblos te reconozcan la labor”, indica.

Todas estas acciones se enmarcan en el plan “Cruz Roja Responde”, un proyecto que ha puesto en marcha la Institución para atender las demandas de aquellos que peor lo están pasando y garantizar la dignidad de todas las personas.

Pincha aquí para ver cómo trabaja el voluntariado de Cruz Roja en Extremadura.