A207CEA7-46CD-41E7-A7F5-D7A989D7F833.jpeg

Cruz Roja finaliza sus operaciones en las zonas afectadas por los incendios en Extremadura con el apoyo al retorno de las personas que fueron evacuadas

 Más de 360 efectivos han trabajado en terreno desde el pasado 10 de julio

La Institución ha movilizado 71 vehículos de diversa tipología y habilitado 900 plazas de albergue 

Badajoz, 19 de julio. Cruz Roja Española en Extremadura ha finalizado en la tarde de este martes, 19 de julio, sus operaciones de emergencia en las zonas afectas por los diversos incendios en Extremadura con el apoyo al retorno de las personas que fueron evacuadas de los municipios próximos a las llamas. 

Tras la vuelta a sus hogares de los vecinos y vecinas que pudieron hacerlo con medios propios también con el acompañamiento de efectivos de la Institución, Cruz Roja ha iniciado una segunda fase para facilitar el retorno de las personas mayores y dependientes que se encontraban en residencias de mayores. 

En esta operación han trabajado 28 voluntarios y voluntarias de la región, quienes han posibilitado la vuelta de medio centenar de personas mayores y dependientes que tuvieron que ser evacuados de las residencias ubicadas en la comarca cacereña de Las Hurdes y en la localidad de Romangordo. 

La Institución ha movilizado 12 ambulancias, 2 transportes adoptados y 2 vehículos de emergencias, además del propio autobús que ha fletado la propia Junta de Extremadura. 

DIEZ DÍAS DE INTENSO TRABAJO

Desde el pasado 10 de julio, cuando la Institución puso en marcha el primer operativo de emergencias para atender el incendio declarado en Las Hurdes, han trabajado en los diferentes incendios que han asolado el norte de la región un total de 366 voluntarios y voluntarias. 

Se han realizado 13 intervenciones sanitarias y 26 traslados en ambulancia. Además, la Institución ha habilitado 900 plazas de albergue y distribuido por el terreno 71 vehículos de distinto tipo para atender tanto a la población afectada por los incendios como a los y las profesionales que se dedican a las labores de extinción. 

 Once jefes de operaciones han coordinado en este tiempo los trabajos, labores que han incluido también el reparto de más de 6.500 raciones de avituallamiento.